viernes, octubre 05, 2012

NYC smokes

Nueva York es caro. Los apartamentos estrechos como un ataúd más de mil dólares, cigarrillos 12 dólares cajetilla.

Uno sale en un break del trabajo, enciende su marlboro y tres cuerpos se teletransportan a tu lado: "Could you spare a cigarrette please?"

Uno sale de un bar a fumarse un joint con dos panas en el East Village, tienen que mantenerse caminando, en el momento que se detienen aparece un New York Crazy pidiendo loose change y un cigarrillo, o una loca "I'm italian from New Jersey, give me a cigarrette."

Uno está en una fiesta en el West Village, sale a la azotea a fumarse un cigarrillo y hasta un actor famoso "Could I have a cigarrette? I'm gonna play a bum in my next movie"; y hasta una sobrina de la mujer que cantaba Chiquitita: "I am from Sweden, my aunt was a singer from ABBA, the blonde one, may I have a cigarrette?"

Parece que la fucking ley de no fumar adentro de ningún lugar fue puesta para que el que no compra cigarrillos pueda pedirle al que compra. Y parece que la gente en Nueva York ha desarrollado el sentido del olfato en cuanto al humo de segunda mano: con más habilidad que un sabueso encontrando un pato herido en un pantano, con más descaro que el chopazo de Faraonel encontrando un pedazo de playa para vendérselo a precio de vaca enferma al chopazo de Vin Diesel por haber salido en un anuncio "Boten por Lionel, mi prisedente", encuentran al inocente que saca una Marlboro o Newport o Camel o Parliament, they don't mind.

En la parada E-180 del tren 5 siempre hay una mujer afuera pidiendo cigarrillos. Ella sabe muy bien que desde que un fumador sale del tren lo primero que hace es encender uno y es muy difícil negarse cuando se tiene una Marlboro entera en la mano. La he visto, en cuestión de un momento ha reunido al menos media cajetilla, mixta claro, marlboros y newports los más. Pero hoy yo no estaba en eso, estaba pensando en ese poema que viene y se va, donde soy un albañil genial mezclando imágenes hermosas y conmovedoras y un poco sórdidas con un diálogo interno que siendo sincero no resulta patético; donde por fin sale a relucir todo mi talento de poeta. Ella se acercó con su voz dulce, sus gestos amables, leave me alone, le dije.

Cuando caminaba hacia mi casa me dieron ganas de devolverme, mañana voy a tener que darle dos, fuck, pensé, mientras olvidaba de nuevo mi poema imposible tratando de traducir los versos de Jaclyn:

Ellos son esta ciudad sucia
Las capas de mugre y sebo
Que rociar con una manguera no limpiará
De la enfermedad de su unión
El hollín se agarra a la mugre
Se agarra a la goma
Están entrelazados
En el corazón de este lugar
Olvidado de la mano de Dios
Suciedad y hormigón
Conjuntamente llamando a los merodeadores
Que cosquillean con placer
Indiscriminadamente complacidos por cada vago
Cada sandalia
Cada cola
Cada garra
Cada colmillo
Arrastrando
Animando a todos los vagabundos nocturnos
que brillan artificialmente
Fingiendo ser algo
Hasta que un pie los pise
Y ellos, orgamos en regocijo
Rueguen por más.
Animales enfermos.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]