miércoles, agosto 01, 2012

Henry VIII and Anne of Cleves by Showtime and Charles Dickens


Ahora llegamos a Henry VIII, a quien ha sido la moda llamar "Fanfarrón Rey Hal", y "Rudo Rey Harry", y otros nombres agradables, pero a quien me tomaré la libertad de llamar, claramente, uno de los villanos más detestables que jamás tomó aliento.

Tenía dieciocho años de edad cuando llegó al trono. La gente decía que era buenmozo entonces, pero yo no me lo creo. Era un sujeto grande, corpulento, ruidoso, ojos pequeños, amplia cara, doble papada, y de aspecto porcino en la vida adulta (como sabemos por su retrato, pintado por el famoso Hans Holbein)... Al final era un espectáculo hinchado, repulsivo, con un gran hoyo en la pierna, y tan odioso para todos los sentidos que era terrible acercarse a él...

... Cromwell sugirió que había una Princesa Protestante en Alemania llamada Anne of Cleves, quien era hermosa y respondía el propósito admirablemente. El Rey dijo que si era una mujer grande, porque él debía tener una esposa gorda. 'Oh sí', dijo Cromwell; 'Ella era bien grande, justo la cosa'. Oyendo esto el Rey envió a su famoso pintor, Hans Holbein, a hacerle un retrato. Hans la hizo ser tan bien parecida, que el Rey estuvo satisfecho, y el matrimonio fue arreglado.

Pero, ya sea que alguien le hubiese pagado a Hans para que retocara la pintura; o si Hans, como uno o dos otros pintores, halagaba princesas en una forma ordinaria de negocio, no puedo decir: todo lo que sé es, que cuando el Rey fue a Rochester a conocerla, y vio a Anne of Cleves primero sin que ella lo viera a él, juró que era 'una gran yegua de Flandes', y que nunca se casaría con ella.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]