martes, octubre 09, 2012

Art and Advertisement (Utopia of Usurers), G.K. Chesterton


Ahora propongo tomar, uno después de otro, ciertos aspectos y departamentos de la vida moderna, y describir como creo que serán en este paraíso de plutócratas, esta Utopía de oro y latón en que la gran historia de Inglaterra parece muy probable que termine. Propongo decir lo que pienso que nuestros nuevos amos, los meros millonarios, harán con ciertos intereses e instituciones humanos, como arte, ciencia, jurisprudencia, o religióna menos que ataquemos pronto para prevenirlos. Y por el bien del argumento tomaré en este artículo el ejemplo de las artes.

Mucha gente ha visto el cuadro llamado "Bubbles", que es usado para el anuncio de un celebrado jabón, una pequeña pasta es introducida en el diseño pictórico. Y cualquiera con un instinto para el diseño (el caricaturista del Daily Herald, por ejemplo), adivinará que no era originalmente parte del diseño. Él verá que la pasta de jabón destruye el cuadro como cuadro; tanto como si la pasta de jabón había sido usada para fregar la pintura. Pequeña como es, rompe y confunde el balance completo de los objetos en la composición. No ofrezco juicio sobre la acción de Millais en el asunto; de hecho, no sé cuál fue. El punto importante para mí en el momento es que el cuadro no fue pintado para el jabón, pero el jabón añadido al cuadro. Y el espíritu del cambio corrupto que nos ha separado de esa época Victoriana puede mejor ser visto en esto: esa atmósfera Victoriana, con todas sus faltas, no permitía que tal estilo de patrocinio pasara como una cuestión de curso. Miguel Ángel puede haber estado orgulloso de haber ayudado un emperador o un papa; aunque, de hecho, pienso que él estaba más orgulloso que ellos estaban en su propia cuenta. No creo que Sir John Millais estaba orgulloso de haber ayudado a un hervidor de jabón. No digo que él lo pensó mal; pero que no estaba orgulloso de ello. Y eso marca precisamente el cambio de su tiempo al nuestro. Nuestros comerciantes han realmente adoptado el estilo de príncipes comerciantes. Ellos han empezado abiertamente a dominar la civilización del Estado, como los emperadores y papas abiertamente dominaron en Italia. En la época de Millais, generalmente hablando, el arte era supuesto que significara buen arte; un anuncio era supuesto que significara arte inferior. 

Pero la mejoría de los anuncios es la degradación de los artistas. Es su degradación por esta simple y vital razón: que el artista trabajará, no solamente para complacer a los ricos, pero solamente para incrementar sus riquezas.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]