martes, mayo 15, 2012

Morocho

Image Hosted by ImageShack.us

Tengo la cara larga.
Tengo cuatro patas.
Tengo rabo.
Tengo saranana, o sarna.
Una vez fui un potro.
Mi nombre es Morocho.
Todos los días cargo con una carreta full de chinas, no estoy hablando de mujeres asiáticas, hablo de naranjas.
Arrastro la carreta por calles de basura, mientras las bocinas maldicen mi lentitud de osamenta.
Eso es durante el día.
A las 5 me llevan a comer lo que aparezca en un terreno de la UASD. 
Allí, para que no me escape, me encadenan la pata delantera derecha a la pata trasera derecha con un candado industrial Yale. 
Tengo zanjas de sangre en los cascos.
Allí no hay hierba, mastico envolturas de skimice o platos de foam untados de espagueti.
En la noche me enganchan un coche y me arrastro por todo el malecón.
Llevo turistas pobres con prostitutas baratas a oler el mar.
A veces, para arruinar el paseo, cago hacia el viento.
En la madrugada me llevan otra vez al terreno de la UASD. 
Allí, en duermevela, soy un unicornio corriendo en un prado verde.
Allí temo el amanecer que me llevará, otra vez y otra vez, a arrastrar alguna tortura humana, como un Sísifo de cuatro patas, y siempre hambriento, y siempre con sed.
Que alguien me dé un tiro, hagan salchichón conmigo.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]