martes, septiembre 06, 2005

Las Terrenas

Image Hosted by ImageShack.us

Picture by Jaime Guerra

Llegamos a Las Terrenas cerca de las dos de la madrugada. Check in y para la calle. De más está decir que algunos integrantes de la gira ya estaban borrachos. Nos metimos a Nuevo Mundo a bailar bachatas. Uno de los integrantes no dejó de bailar con Ramona, una negra bien fea y simpática y prostituta, claro. Ese mismo se desapareció y después llegó voceando que estaba en un after en una casa provisional en el medio de la playa donde tres rusos no hablaban de Chekov sino de cómo traer éxtasis desde Kiev en potes de shampoo; dos francesas discutían con cuatro dominicanos sobre si la bachata era alegre o triste; el único mueble era una mesa marrón con botellas de Amaretto, Brugal, y en una esquina, una niña rubia de once años bebía Coca-Cola bajo la luz oscura de un solo bombillo.

El jumo hizo que todos se durmieran al amanecer. El sol hizo que todos se despertaran a las diez. La resaca no es un colibrí que chupa una cayena amarilla, es un dolor de cabeza que pide tylenoles con cocacola bien fría, que pide meterte en la piscina hasta que tus manos tengan cien años.

¿Han visitado la playa de Cosón? Es una de las 5 maravillas que quedan. Aquí, las voces de los poetas andan en el viento: "Puedo ver que la naturaleza es una espectáculo de bondad"; "Vastas playas drogadas de sol". Aquí, el síndico es un pelícano. Es, simplemente, una mordida de la Belleza. La arena no tiene ni una piedra, la temperatura del agua es tibia, las palmeras dan sombra como sombrillas, los anónimos perros kakis se bañan contigo, y si te toca presenciar la formación de una tormenta en el horizonte, cuando el cielo presenta un color morado con rayas grises sobre el mar verde, te sentirás como un dios.

En la noche vas a La Cueva Taína, un restaurant con las paredes pintadas con taínas reinas de belleza y taínos campeones de tiro al blanco con arcos y flechas. El mozo Ramón te da el mejor servicio que le permite meter sus dedos en tus spaguettis con camarones, en tus ensaladas, en tus pescados. Si miras al bar podrás ver a dos figuras de otra época, dos hermanos que con una guitarra, un chaleco de flores, un sombrero, un pantalón con una pierna más larga que otra, y una voz dulce para la bachata se convierten en Los Dinámicos:

-Eta canción e dei poeta Marino Duaite, se llama "Cuando Melo": "Melo besa Melo chupa Melo acaricia y ella me dice Papi, dame la hora, que tengo que trabajai, un hombre como Melo, tú no vas a encontrai, un hombre como Melo tú no vas a encontrai..."

El repertorio de Los Dinámicos muestra dos almas de verdaderos artistas, desde la risa del doble sentido hasta la tristeza de una esposa que era una paloma y que murió en una travesía de una yola a Puerto Rico: "Que Dios la guarde en su santo seno y le dé un bueno hogar, yo trataré de ser bueno, porque cuando muera, con ella quiero estar.."

-¿De dónde son utede?
-De La Vega.
-¿Y qué hacen utede por eto lao?
-¿Uté no ha vito lo bonito que e eto poi aquí?
-Claro, ¿y utede viven por aquí mimo en La Terrena?
-Sí, yo vivo en La Punta de Popi, y Maisimo vive en Lodo Blandito, yo toco to lo intrumento, guitarra, güira, tambora, marimba, poi cieito, hago marimba y guitarra...
-¿Esa guitarra la hicite tú?
-Claro que no, eta e buena, eta e Valenciana, la que yo hago son hecha aquí...

Nadie quiere irse de Las Terrenas. Nadie quiere volver al tapón de Los Alcarrizos que hará que todo el descanso y la felicidad del fin de semana se evapore en media hora por la presencia de una Comesola sacando tierra y echándola en un volteo mientras un Comesolo con traje y corbata se siente un dios al ser observado dando órdenes a los haitianos por miles de dominicanos que sienten que están en un video de REM.

Hoy mismo empiezo a tomar clases de guitarra, de marimba, de güira, de tambora. Hoy mismo empiezo a buscar a alguien con la voz dulce para la bachata, alguien tan cuerdo que decida dejar todo en Santo Domingo y empezar de nuevo en el paraíso. Y así, cuando yo lea:

Broad sun-stoned beaches.
White heat.
A green river.
A bridge,
scorched yellow palms
from the summer-sleeping house
drowsing through August.
Days I have held,
days I have lost,
days that outgrow, like daughters,
my harbouring arms.

no sentiré la nostalgia de Walcott, y tal vez me atreva a traducirlo y ponerle música para cantarlo con una guitarra hecha por mí ante otros capitaleños que comen spaguettis con camarones en La Cueva Taína deseando quedarse a vivir en Las Terrenas.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]