jueves, octubre 13, 2005

Odysseus to Telemachus

Image Hosted by ImageShack.us

Hijo bienamado,

Mi bajel fue destrozado en los arrecifes de coral y la tripulación desapareció en un viento bíblico llamado huracán.
Te diré que esta isla es una rareza de vastas playas blancas y anónimos perros kakhis.
República Dominicana fue el nombre escogido por alguien que odiaba la poesía.
A mí me gusta llamarla Quisqueya, más adecuado a los versos.
Un genovés financiado por una reina de España llamó a la capital Santo Domingo, tal vez porque Domingo era el nombre de su padre al que él creía un santo, tal vez porque llegó un domingo, quién sabe, era un loco viejo ladrón asesino de apellido Colón.
Sí, no hay forma de decir el gentilicio, los que viven en esta ciudad son llamados capitaleños.
La isla está dividida en dos y del otro lado se habla creole, derivado del francés.
De este lado no puedo decirte. Creo que es latín sin gramática, una lengua de eufemismos que los españoles cambiaron por las palabras sin mentiras de los indígenas.
Sí, los dos pueblos no han aprendido a convivir en fraternidad.

No puedo decirte nada sobre la apariencia de los nativos, por favor lee a Brodsky: "To a wanderer the faces of all islands resemble one another".
Aquí la gente anda por las calles en duermevela.
Montados en una motocicleta Honda 70 sueñan que van en un Mercedes Benz, chupando skimice y tirando las envolturas al suelo.
El skimice es un juguito congelado de laboratorio artesanal, que entretiene el calor y que junto con los políticos acabará con la isla.
Olvidando sus ratoneras, los nativos son felices cuando destruyen un parque para construir una torre cuadrada.
Nunca concientes de su clase se suicidan en las elecciones cada dos años, posando de la forma más extraña.
Miran a los políticos ladrones y en lugar de aborrecerlos y lincharlos sienten admiración por estas gárgolas.
Perdona, los políticos dominicanos son una clase de monstruos peores que Polifemo, mantienen esta isla secuestrada.
Cualquiera diría que son humanos, tienen narices, ombligos y manos, pero si uno los mira detenidamente puede ver la pestilencia que los rodea, igual que a Caribdis, excepto que este hedor es más fuerte.

Aunque nada es más querido que mi Itaca, te diré que me duele lo que estos hombres sucios están haciéndole a este retazo de paraíso que se pierde.
Lo último es una especie de isla artificial, un anexo a la hermosa costa existente.
Detrás de este engendro de la arquitectura están, again and again, el gobierno y un español llamado Boffil, y son tan cínicos que piensan llamarla Novo Mundo XXI.
Sí, Nuevo Mundo, un nombre cuyo significado histórico es masacre, es esclavitud.

No te asombres, el presidente y sus loros prefieren las flores plásticas a las verdaderas.
Sí, ya entiendes mi pesar.
Sí, el mal gusto y la corrupción son inmortales.
Sí, el gobierno es dirigido por un faraón de la chopería, perdón, del mal gusto.

La lluvia cae, las calles se inundan, la luz se va.
El sol sale, el calor es infierno, la luz se va.
Sí, el gobierno tiene un atraco personal con la electricidad.

La gripe del pueblo se nombra por la desgracia de turno: La Privatización, El Túnel, El Metro, El bulevar de la 27, El PEME, RENOVE, BANINTER, La Suprema, La Isla Artificial, La Reforma...

He tratado de conseguir otra embarcación para llegar a ustedes.
Todas las yolas, perdón, barcas, están llenas para ir a Puerto Rico.
Esa es otra isla cercana, los dominicanos tratan de emigrar en frágiles tablas pegadas con sus esperanzas.
Es una pena, no saben navegar, venden vacas y caballos y gastan sus ahorros en un funeral de mandíbulas.

Sí, los nativos se llaman dominicanos.
Sí, Dominus canes (gracias Abbynahdher), perros de Dios.
Y sin ofender a mi fiel Argos, aun en el cristianismo, ser llamado perro es una ofensa.

Dile a Penélope que la amo y que siga tejiendo y destejiendo su lienzo de amor infinito.

Pienso en ustedes todo el tiempo,
Odiseo.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]