martes, noviembre 01, 2005

Everywhere an ugly face

Image Hosted by ImageShack.us

No importa para dónde uno mire cuando camina o corre por las calles de Santo Domingo, siempre se encontrará con la fea cara de un político. En vallas gigantes, en minivallas, en paloelú, en vidrios de yipetas, en el asfalto, en el mar, en la luna, los ladrones, digo, políticos dominicanos se han encargado de colocar un afiche convirtiendo esta ciudad en un museo de fealdad sin que el photoshop pueda hacer mucho.

Johnny Jones promete robar más por menos trabajo; Pacheco nos asegura que estará las 24 horas robando; Roberto Salcedo asesina árboles; David Collado aparece corriendo para cuando lo encuentren aceptando un soborno por alguna vagabundería que no podemos ni imaginar.

Y la Junta Central Electoral requiere 3,337 millones de pesos. Tres mil trescientos treinta y siete millones de pesos. Yo sé que se ha perdido el respeto por el dinero; yo sé que cualquiera paga 1,300 pesos para entrar a un Rave a escuchar un DJ que no sabe tocar ni una pandereta sin exclamar: "El culo, qué cara ta eta taquilla."; yo sé que usted va a Casa Ivelisse a buscar un jean y cuando le dicen que cuesta 3,850 pesos usted se espanta y grita: "Mierda coñazo pero qué caro.", y todomundo ahí lo mira como si usted fuera un ratón; yo sé que continúan comprando Harleys para la policía en un país sin escuelas; yo sé que el faraón Leonel Fernández Reyna viste trajes armanis que compra por docenas; yo sé todo eso, pero, ¿no es mucho dinero 3,337 millones de pesos para que estos malditos azarosos políticos del diablo ladronazos nos atiborren de afiches y anuncios de radio y televisión?

Votar en este país es entregarle la llave de tu casa a unos ladrones para que no cojan lucha tratando de entrar por la ventana.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]