miércoles, noviembre 27, 2013

Thanks San Guivin


Como soy hija de padres modernos, ellos están divorciados. Y yo soy feliz porque tengo dos casas. Mi papá se casó con una mujer que me quiere mucho y me dieron dos hermanitos. Mi mamá no se ha vuelto a casar y ojalá no le pase como a mi abuela que no se volvió a casar para no meter un hombre en la casa mientras sus hijas crecían y hoy está sola y sin rumbo.

Como estudio en un colegio gringo y gran parte de mi familia vive en Estados Unidos considero el Thanksgiving como una tradición. En mi colegio sólo dan clases hasta el miércoles y es una de las fiestas que más disfruto. Siempre ceno en mi casa con mi mamá y mi tío y varios amigos y me divierto mucho. No tanto por el pavo y toda la comida si no por el aire de fiesta que invade la casa desde temprano con la música y los olores y el corre corre de la cocina. Mi tío dice que le encanta el día de San Guivin (aunque dice que no sabe qué santo fue ese) porque un jueves cualquiera que de cena le hubiese tocado pan con queso se convierte en un festín hasta con vino y por eso él no entiende a la gente que critica que se tome un motivo cualquiera para juntarse con las personas que uno quiere y celebrar y reír. Él dice que si por él fuera en República Dominicana se celebrara hasta la llegada de Genghis Khan a Elías Piña, aunque yo le dije que eso no pasó.

Este año me tocó cenar en casa de mi papá. Mi mamá hizo el moro de guandules con bacon y la ensalada con uvas con queso feta; la esposa de mi papá se encargó del pavo y de la apple yam casserole y de las mazorcas de maíz, y todo quedó muy bueno. Mi tío no pudo venir porque le dolía la garganta pero yo creo que era para evitar a mi abuela que en todas las reuniones familiares se le sienta al lado y para hablar le pone la mano y a todo lo que él dice ella contesta alzando la voz: "Yo soy doctora."

Al final de la cena todos estaban satisfechos y algunos ya no hablaban. Empezaron a irse porque al otro día tenían trabajo y además todomundo sabe que el pavo da muchísimo sueño y que los dominicanos desde que comemos dejamos el claro. Como siempre sobró comida y nos vamos a pasar todo el fin de semana calentando pavo y moro y apple yam casserole y le mandé a Tío una bandeja con mucho de todo y estoy segura que si alguien va a dar las gracias saboreando será él. Es una lástima que se acabaron las mazorcas de maíz, estaban tan tiernas.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]