miércoles, diciembre 21, 2005

Christmas is here

Y llegó la Navidad.

Algunos la han visto en las manzanas y uvas colgando de tarantines de polvo en Afganistán, digo, en la zona de desastre llamada La Duarte que parece que le tiraron una madrebomba.

Otros la han visto en el aeropuerto en las sonrisas y lágrimas de los viajeros que son recibidos con un abrazo y un vaso de ron y acordeón tambora güira.

Otros la han visto en los 255 millones de bombillitos de colores prendiendo y apagando y campanas gigantes adornando verjas de casas y edificios.

Otros la han visto en una e-card en un mail de una sobrinita.

Otros la han visto en el doble sueldo en bolsillos y carteras de mujeres y hombres comprando cualquier cosa en las plazas goloseados paso a paso por carteristas que también quieren su doble.

Otros la han visto en los 500 mil lazos que quién sabe cuánto costaron afeando aún más lo que no puede ser más feo.

Otros la han visto en un jean regalo de una hermana.

Otros la han visto en la cena de Faraonel a los peloteros de Grandes Ligas donde se brindó Moet Chandon demostrando la opulencia de un imbécil.

Otros la han visto en los ojos quemados de un puerco en puya rodeado de moro de guandules.

Otros la han visto en el arbolito de la rotonda de la Luperón que tiene como estrella la foto del síndico de Santo Domingo Oeste.

Otros la han visto en la brisa fría que te da esperanzas y la confianza para lanzarte a nuevos imposibles.

Otros la han visto en las cenas de demagogia y política de la Primera Dama por los barrios, copia burda de Balaguer.

Otros la han visto en las libras que han aumentado comiendo como cerdos porque se hace de noche de una vez y a uno lo único que le da gana e de comé to lo que apareca y bebé muchísimo.

Otros la han visto en el millón de pesos que tuvo que pagar el Dr. Vincho Castillo por difamar, digo, acusar sin presentar pruebas a una persona tan despreciable como el Sr. Hernani Salazar.

Otros la han visto en la pela que se coge todos los viernes buscando el angelito de la oficina.

Otros la han visto en los tapones de horas que a toda hora le hacen la vida imposible a quien se atreve a salir.

Otros la han visto en un pastel en hoja full de cachú y mayonesa.

Otros la han visto en las carpas de fuegos artificiales que la gente compra quemando el dinero en explosiones que disparan todas las alarmas japonesas y vuelven locos a los perros.

Otros la han visto en la voz de una mujer que anhela esperar el cañonazo abrazándote en una playa del Caribe y no inyectándole una migaja de alivio a un desahuciado que mira a través de una ventana un mar congelado.

Otros la han visto quedándose ciegos en el encuentro casual con una bala perdida.

Otros la han visto en las piernas de una pareja que baila pegao un merengue del Conjunto Quisqueya en una fiesta de un pueblo que todavía vive en el 1981.

Otros la han visto en la hundía que le dio la Sra. Nuria Piera a la maldita Isla de la Fantasía demostrando sin sorpresas que detrás de esa barbaridad habían unos maleantes que cenaban con Faraonel en Madrid.

Otros la han visto en la sonrisa de un haitiano que te vende piña con miel diciéndote "Felí Navidé."

Otros la han visto en el primer lugar del glorioso Licey en la serie regular.

Otros la han visto en la imagen perturbadora del Papa con gorro de Santa Claus igualito al malvado emperador de Star Wars.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]