lunes, diciembre 19, 2005

Feria Artesanal Navidena

Un domingo de diciembre es un crimen quedarse en su casa a menos que usted esté en amor. El Palacio de la Esquizofrenia en la Zona Colonial es un buen lugar para beberse una cerveza, una cocacola, un jugo o no beber nada.

En el Conde varios incas o mayas tocan el Cóndor Pasa, of course. Una flauta dulce, otra flauta no tan dulce, y una drum machine. ¿Quién diablos se inventó la drum machine? Es una caricatura del sonido. Es Mozart en un Nokia.

Las carpas en el parque Colón, qué cuerda tener que escribir ese nombre, anuncian una actividad: Feria Artesanal Navideña.

Caminando entre los artesanos uno se pregunta por qué le gustan tanto los animales exóticos. Cobras, jirafas, sirenas, elefantes, delfines discuten cuál es más feo. Animales en piedra, en madera, en cobre, en alambre dulce; nombres grabados en granitos de arroz, de habichuela, de guandules, de lentejas; barcos que no caben en una sala, en una habitación, en un pasillo; sombreros de piel de vaca, de chivo, de conejo; carteras de cana, de paja, de guano; collares de caracoles, de semillas, de plástico; locos borrachos, locos mansos, locos bullosos; militares de camuflaje, de verde, de trajes; Socorro Castellanos, Secretario de Cultura, La Primera Dama...

Una mesa de honor. De repente en la feria hay más militares que artesanos. Llegó la Primera Dama y con ella el octavo batallón de las Fuerzas Armadas. ¿Quién diablos le ha dicho al Servicio Secreto que aquí se atenta contra la vida de nadie? Un país que ni protesta. Y no hay animal más mal educado que un guardia. Una cara como un machete, un dedo nervioso en el gatillo de una M-16 o Bazuka, unas ganas inmensas de abusar de un ciudadano que le paga el sueldo. Los turistas de ojos atónitos piensan que en cualquier momento estalla una revolución.

La banda de música de las Fuerzas Armadas toca el himno nacional. En el último acorde un lambón, que cobra un cheque por eso, execrando nuestro glorioso himno sin que a ningún nacionalista le importe que cojan nuestro glorioso himno, que tanta sangre le costó a DuarteSánchezMella, para hacer política, vocea: "E palante que vamos." Y empiezan los discursos:

Socorro Castellanos: Sí qué bueno que estamos en la fiesta de la artesanía, arte sano, artesano, ar te sa no, yo jamás pensé que estaría aquí en el 2005 hablando por un micrófono a los 173 años y viva...

Un hombre con traje: Tengo puesto un traje y hoy estamos a 18 de diciembre del 2005 y mañana estaremos a 19 y son las 6 de la tarde y en una hora serán las 7 de la noche, aunque en muchos lugares le dicen las 7 de la tarde, incluso, hasta las 9 de la tarde le dicen en algunas naciones que el sol se acuesta en la medianoche aunque hay días en que un bacalao puede saber igual que una lechoza verde que contrario a los mangos no pueden hacerse ensaladas con ellas...

Una mujer con saquito: Tengo puesto un saquito y en este día memorable la memoria no podrá ser llevada a un grabado de una mujer pobre vestida de Santa Claus debajo de una sombrilla hecha de pensamientos del horóscopo venusino...

La Primera Dama: Sí qué bueno que estamos aquí en esta Feria Artesanal Navideña que si yo hubiese sabido que iba que tener que ir que a tantos eventos que tan aburridos que jamás que me hubiese casado que con Faraonel que cualquiera que se vuelve loco que del aburrimiento que si no fuera que por todos los beneficios que tengo que siendo que la Primera que Dama que con tantos que lambones que y andando que con un regimiento que entero que de guardias que me protegen que de la chusma que me dejan que malos olores que en estos trajes que tan feos que pero que tan caros que yo que me pongo que E palante que vamos...

Un loco tuerto cayéndose de un jumo: VIVAN NUETRO HÉROE VIVAN...

Una loca deforme como Cuasimodo: EEEEEEEEEEEAAAAHHHHHHHHHGGGGGG...

Socorro Castellanos: Sí que bueno que ahora vamos anunciar los ganadores del estímulo de 10 mil pesos para las 123 personas que forman los grupos y que se va armar un lío porque se los vamos a dar en marzo y van a tener que llamar muchísimo y gastar pasaje viniendo desde Oviedo o Higüey o el Pico Duarte para poder conseguir el cheque que al final será de 2,233 pesos y van a terminar enemigos entre todos porque van a pensar que fue que alguien del grupo se robó el dinero:

Premio en madera: Una madera, digo, una rana...
Premio en piedra: Una piedra, digo, un cocodrilo...
Premio en Bambú, Un bambú, digo, una lagarto, digo, una lámpara...
Premio en barro: Un pedazo de barro, digo, una culebra...
Premio en Caracol: Un caracol, digo, una tortuga, digo no, otra rana...

Al final un grupo de bailarines vestidos de mojiganga, aquí las campesinas no se visten con trajes de flores ni los campesinos usan sombreros de paja con pantalones kakhis saltacharcos, bailaron una mangulina. Un grupo de gagás diablos cojuelos salieron bailando palos o cualquier otra cosa. Tal vez hubo diversión para los artesanos campesinos que vinieron desde tan lejos a la fiesta de la artesanía, tal vez esto estimulará a la creación de nuevos animales en piedra, en madera, en bambú, en barro, en miseria.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]