miércoles, enero 11, 2006

Nuria Piera sinks Fantasy Island

Así las cosas, en la Tiradentes con 27 me subo a un carro público, veo el titular de El Día y me entero que "El Gobierno retira apoyo a la Isla Artificial." Suelto una carcajada que me hace parecer lo que soy, un loco viejo, y ante los ojos atónitos de una estudiante de psicología de la UASD empiezo a cantar: "I'm happy, I'm feeling glad, la maldita Isla de la Fantasía, ya no va..."

¿Qué pasó?

La noticia dice que el gobierno, entiéndase Faraonel, desistió del proyecto ante la incongruencia de los promotores y el desinteres mostrado por los mismos, el convenio queda completamente en el aire y sin dolientes.

Los voceros del Gobierno, entiéndase de Faraonel, hicieron mención del retiro de los empresarios dominicanos y opinaron que el proyecto está arropado de muchos inconvenientes, razones por las que Faraonel, digo, el Gobierno, perdió interés.

"Nosotros no tenemos que mostrar mayor interés que los inversionistas privados, ellos, los promotores extranjeros, son quienes tienen que defender este proyecto, y no los veo en eso", dijo Rafael Nuñez, vocero del Gobierno, digo, ustedes saben.

¿Qué pasó? El ciclón Nuria Piera, eso pasó. La señora Piera hizo un reportaje con pruebas de que el Sr. Augusto Menéndez, principal promotor detrás de esta barbaridad, era un estafador con causas pendientes en la justicia dominicana. Había estafado a compañías y a ciudadanos por igual, y almorzado con Faraonel en Madrid; después de esto los arquitectos dominicanos, demostrando integridad, abandonaron la Isla de la Fantasía como los ratones, perdonen el cliché, abandonaron el Titanic cuando alguien voceó: "LA CRETA UN ICEBERG."

Tal vez no, tal vez hay otras razones que nunca sabremos, pero fue después del reportaje de la señora Piera que empezaron las deserciones. Señora Piera, deberían ponerle su nombre a una calle, la adoro, cuídese mucho.

Y así termina hasta ahora el último capítulo de la Isla de la Fantasía, esperando que sea el final, con las palabras arrogantes de un Gobierno que nunca admitirá que metió la pata: "Pero evidentemente Faraonel, digo, el Gobierno, no va a insistir en algo que no es suyo. Lo que sí es suyo es el Metro, y ya ven ustedes como va."





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]