martes, febrero 14, 2006

Un Macho de Mujer

Así las cosas, el jueves voy con unos amigos al Malecón Center a ver Un Macho de Mujer. De más está decir que la combinación Alfonso "Grandes Series" Rodríguez y Robertico "Perdone la Hora" Salcedo me parece una advertencia, una alarma contra el buen gusto. Pero me gusta ver las películas hechas aquí, no porque "hay que apoyar el cine dominicano", no es verdad que hay que apoyar los disparates sólo porque unos vivos quieren ganar dinero, si no porque todavía espero ser sorprendido.

Y esta vez fui sorprendido. En lugar de una película vi una telenovela venezolana. El mismo tiro de cámara una y otra vez. Los ojos se aburren sin ninguna toma panorámica, viendo lo mismo. Y con técnicas de telenovelas como poner el letrero venezolano del lugar de trabajo cada vez que sale una escena en ese lugar. Hay una escena en el malecón que uno se pregunta: ¿Y por qué no tomaron el mar, el rompeolas, cualquier paisaje que le dé descanso al ojo?

De las actuaciones no voy a decir que Tania Báez es digna de un Oscar por estar incómoda aun si la escena no lo requiere, pero no es su culpa, para algo está el director; Jochy Santos no molesta; la otra dominicana no molesta; el venezolano no molesta, y esperamos que cumpla su trabajo de llevar muchos inocentes al cine en Venezuela y Latinoamérica; la venezolana tiene unas preciosas pecas en los senos que se merecen un Oscar; el niño es pésimo; Renata Soñé es una mami que esperamos tenga mejor suerte la próxima vez.

Arribo ahora, perdón Borges, al inefable centro de mi crítica; ¿cómo transmitir a los otros la infinita mala actuación del actor principal, que mi temerosa memoria apenas abarca? Los místicos, en análogo trance, prodigan los emblemas: para significar la divinidad, un persa habla de un pájaro que de algún modo es todos los pájaros. Pues bien, tomando este emblema, y sin ser persa, diremos entonces que Robertico Salcedo con esta actuación es todos los malos actores: es Chuck Norris sin saber karate, es Madonna sin saber cantar y bailar y estar buenísima, es Vanilla Ice sin Ice Ice Baby, es Hulk Hogan sin Wrestlemania, es O.J. Simpson sin haber matado a su mujer, es Shaquille O'Neal sin ser MVP de la NBA, es, en fin, Robertico Salcedo.

Marlon Brando en una entrevista dijo que uno de los problemas de la mala actuación era que los actores actuaban cuando no tenían que actuar, que si usted va a abrir una puerta debe abrir una puerta sin pensarlo, y precisamente, hay una escena que se repite de Robertico Salcedo abriendo una puerta que uno se pregunta si al director se le olvidó la palabra "Cooooorten".

No voy a decir de lo absurdo del guión. Nada diré de la solución final, el camino más fácil para resolver un problema, el menos pensado, un engaño a la inteligencia. Si mal no recuerdo, el Sr. Alfonso Rodríguez dijo en unas declaraciones para Remolacha que el no era un artista, que el era un empresario, que lo suyo era "el billete". Creo que esa es una declaración desafortunada. Creo que aquel que va al cine y paga su dinero merece respeto, merece que se tomen el tiempo para pensar las cosas y hacerlas bien.

Ahora bien, la gente se reía. Una mujer sentada a mi lado hasta lloró de la risa. Yo me sentía mal, yo quería reír, pero fue imposible, parece que soy muy bruto. Ojalá no haya sido como una historia de Arlt donde la gente se reía para engañar el aburrimiento.

El cine del Malecón Center es muy bueno, el hot dog que me comí se merece two thumbs up.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]