miércoles, abril 05, 2006

Second Post to Telemachus


Hijo bienamado,

Mucho tiempo hace desde que te escribí, no sé si recibiste mis palabras envueltas en nostalgia. Continúo en la isla llamada Quisqueya.

He aprendido a bailar bachata y merengue y aunque le pido a Penélope fidelidad, mi soledad te ha dado un hermanito. Es una cosita color barro al que nombré Aquiles en honor a mi compañero muerto en las puertas de Ilión.

Atrás quedaron mis días de rey, donde mi caminar, mi voz y mi mirada revelaban a un hombre seguro de sí mismo. Aquí he tenido que trabajar en diferentes oficios: he sido ebanista; he vendido pasteles en hojas calle arriba y calle abajo; he tocado El Cóndor Pasa con una flauta dulce en la calle El Conde; he vendido Skimice y rogado que no tiren la envoltura al suelo, en vano; he cuidado un loco que se creía Zeus, que tal vez era Zeus; he bañado perros con criolina para una veterinaria especializada en castrar gatos, y gracias a mi tan ponderada astucia hoy soy supervisor de una Zona Franca en las afueras de la ciudad. Una Zona Franca es un grupo de fábricas con ventajas de impuestos, con operarios ganando sueldo mínimo. Aunque los gobiernos la anuncian como el fin de la miseria, la verdad es que son inversiones baratas generando grandes beneficios para grandes multinacionales. Es posible que alguna de tus bellas ropas de seda hayan sido tejidas por unas manitas tercermundistas de 8 años que olvidaron cómo lanzar una pelota.

Los titulares sólo hablan de la compra de una telefónica por el tercer hombre más rico del mundo; imagino que la Primera Dama del país le hará un recital con el cuarto tenor del mundo y el primer banquero más ladrón del mundo, y el segundo, y el tercero. Sí, en esta isla están todos.

Te diré una cosa increíble, extraño a los monstruos como Polifemo, como Caribdis, los prefiero a los monstruos cotidianos que habitan la isla con el terrible nombre de políticos. La mejor forma de describirlos es con unos versos de Girondo:

Son blandos
Son de sebo
de corrompido sebo triturado
por engranajes sádicos
por ruidos asesinos.
Sólo piensan en cifras
en fórmulas
en pesos
en sacarle provecho hasta a sus excrementos.
Los empuja la inercia
el terror
el engaño
las plumas sobornadas
los consorcios sin sexo que ha parido la usura
y que nunca se sacian de fabricar cadáveres.
Se niegan al coloquio del agua con las piedras
Ignoran el misterio del gusano
del aire
ven las nubes
la arena
y no caen de rodillas.
Si se acercan a un árbol no es más que para mearlo.

El Presidente del país, Faraonel, uno de estos monstruos, ha regresado de viaje con la alegría de haber vendido una parte de la isla llamada Bahía de las Águilas. Sí, allí construirán hoteles para unos hombres que cuando miran el mar lo único que se les ocurre es escupirlo y arrojarle las cenizas de sus cigarros hediondos a ratón podrido. Deberías ver el paisaje del que te hablo, es un ecosistema único de Coccoloba uvifera y Catalpa longissima, de Strombus gigas y Phoenicopterus ruber; con praderas de hierbas marinas donde han vivido en paz, desde antes de la traición de Helena, las tortugas y los lagartos azules. La mitología cristiana del Sur asegura que es el verdadero primer jardín al que llaman Edén: en las paredes de una cueva de coral rojo están incrustadas las manos de Eva, nuestra Pandora.

No olvides vivir tu vida de acuerdo a tus deseos, tratando de no hacerle daño a nadie, y dile a Penélope que la amo más que nunca, que por favor me espere. Estoy lejos de ti, pero tal vez Brodsky tenía razón, away from me you are quite safe from all Oedipal passions, and your dreams, my Telemachus, are blameless.

Odiseo





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]