sábado, octubre 10, 2009

Life is a Gift Horse

Are you on a date?, me preguntó el lindo bartender del bar al que siempre voy. Somos amigos. Además de cobrarme de menos, free shots everybody, nos hemos encontrado en Nantucket, Vermont y New Orleans. Mirando a Gino, tal vez no es su nombre de documentos, uno no entiende cómo hay hombres heterosexuales que odian a los gays.

¿Por qué tú odias a los gays?
Porque eso e una aquerosidá, dique do sombre singando.
Pero, ¿y lo hacen frente a ti?
No, mire carajo, pero como quiera.
Ok, imagina que estás en una fiesta, y que en esa fiesta sólo hay 2 mujeres, y que, contigo, hay 6 hombres, y, de más está decirlo porque eres bien feo, con tus ojos casi juntos y tu barriga de un millón de granos de arroz y 500 mil granos de habichuela, los otros 5 hombres son muy buenmozos, think Pitt, ¿tú crees que te vas a levantar una de las mujeres?
Claro que no, a meno que yo sea millonario.
Ahora imagina que esos 5 hombres son gays, ¿crees que podrías levantarte a las dos mujeres?
Claro, yo soy el único hombre ahí, epecialmente si las mujere tan bebiendo, que cuando las mujere beben se vuelven unas vagabunda.
¿Ves?
¿Eh?

Esa conversación la pude haber tenido con un carajo que dice ser primo mío, tal vez llamado Rubén, y que tal vez es la persona viva más desagradable de la historia moderna, es decir, el período comprendido entre el primer gol de Pelé y el último homerun de Manny Ramírez. Una persona que habla mal de su esposa e hijo, ese mariconsito no e hijo mío, con cualquiera que quiera escucharlo mientras bebe ron con cranberry en cualquier antro o casa a la que haya caído de paracaídas.

How did you know I am on a date?
I've been a bartender for a long time, I know.
Yeah, I'm on a date.
Do you like her?
What's not to like? I like her a lot.
Yeah, she's hot.
I know.

Y este love affair empezó gracias a una noticia en la página de CNN, "Bear kills woman". Una loca de Connecticut que tenía un oso, un tigre y un león, entró a la jaula del oso para limpiarla y ponerle su comida, pero al oso ese día le dolía un dedo meñique y la mató.

Do you see this news?
Yes?
So, when you go to your summer house in New Jersey, please, keep away from the bears.
Oh no, they are very nice, they won't attack me.
Look woman, if I were a bear, I would eat you.
And I would let you eat me.

Bueno, la manera que dijo eso, la mirada que me dio, sus tetas de quinceañera en un cuerpo de 35, su parado culo perfect size de yegua de paso fino, fueron más de lo que pude soportar, me fui al baño del Banco a hacerme una paja a las 10:33 de la mañana de un martes. Rogando, Mr Orwell, que en el inodoro no hubiera una cámara de video.

Entonces, querido amigo boricua que tienes 20 años viviendo en Nueva York. y que por tu estilo Vin Diesel puedo inferir que muchas te han dicho que no, pero que algunas te han dicho que sí, ¿qué puede hacer un hombre que vive en el far far away kingdom del Bronx cuando quiere estar solo con una mujer que no puede llevarlo a su apartamento? ¿A qué hotel de Manhattan puede llevarla sin que le cueste 400 dólares por 4 horas?
Man, The Liberty Inn.
Ok, dime más por favor.
Son, the Liberty Inn is on 10th Avenue, between 13 and 14.
Habla precios.
My nigger, 60 bucks for 3 hours.

Do you like my dress?
I love it.
Do you like my boots?
I love them.
Oh, you are a player.
I don't do sports.
You know what I mean.
No, I don't.
I wanna take you to Punta Cana.
That's my country.
I know silly, I've been there twice, the most beautiful beach.
Yeah, I know, I miss it so much.
So, can we go?

Caminamos mientras fumamos. Ella me cuenta que siendo una adolescente en Polonia no la dejaban entrar a ver las películas de Bruce Lee. Yo le cuento que siendo un niño en Bonao iba a los matinees de los domingos en la tarde y sólo podía ver el final de las películas de Bruce Lee porque el cine no tenía techo.

When will children learn to let their wildernesses burn, and love will be new, never cold and vacant.
What's that you're singing?
Beck.
Wao, it sounds like a poem.
I know mami, Beck is Rimbaud with Internet.
Uff, please call me mamí again.
Mami.

No importa que usted se encuentre en Paris, Santo Domingo o Nueva York, entrar a un hotel de paso donde, como diría Salinger, en el lobby hay muchos hombres con pinta de chulos y muchas mujeres con pinta de prostitutas, crea un desasosiego en las parejas que están empezando a quererse. No sé si sienten el miedo ancestral de ser descubiertos mientras están haciendo algo que puede ser considerado inmoral, no sé si sienten que su amor se contaminará con la sordidez del lugar, no sé si tienen miedo de ser interrumpidos por la policía investigando un asesinato en la habitación 208, no sé si sufren de OCD y sienten asco ante el tráfico de sábanas sucias arrastradas en una funda de tela azul Property of Liberty Inn Hotel por esa doña china, perdón, asiática, que durante el día recorre todos los vagones del Subway vendiendo películas pirateadas. Anglorios Bastar, fai dola.

A room please.
You have to wait 40 minutes.
Jesus.

Las parejas esperando una cama no tienen la solidaridad de mirarse a los ojos, se sientan en los muebles marrones deseando ser invisibles y fingen seguir el juego de Boston contra los Angelinos. Un bar donde una mujer albina lee la Biblia de los Mormones les brinda poco comfort y un minuto es media hora. A caballo regalao no se le ve el diente, recuerdo de repente y, con genuina ternura, con renovado deseo, abrazo a esta hermosa mujer que comparte conmigo esta aventura en esta noche de neblina, y que tal vez mañana, cuando su esposo regrese de Londres, no me devolverá la llamada.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]