viernes, noviembre 09, 2012

and there is this girl


Parece que la tarde del domingo las aerolíneas estaban filmando, con cámaras escondidas en el JKF, el primer episodio del reality show “Who wants to live a much better life in a much better city?", porque no sólo el vuelo a un hoyo llamado Lowell se atrasó, si no el de Tampa Bay, el de Charlotte, el de Syracuse, el de Buffalo, el de Wheeling, el de Scranton, y para terminar con broche de oro las cancelaciones hacia ciudades gringas que están en el top ten de los lugares a evitar por el ser humano razonablemente cuerdo, poco interesado en el masoquismo del alma, que no se llame Raymond Carver o Richard Ford, a través de las bocinas anunciaron:

“Your attention please, the flight 666 to Detroit has been cancelled… If you really need to go to Detroit, please come to the window to reschedule for the next flight… which it’s in 4 hours…”

Caballerete, Ciudadano, Compañero, si usted tiene la mala suerte de vivir en Detroit, donde la pobreza es tan grande y la indolencia del gobierno local, tal vez provocada por los números rojos del presupuesto, han dejado que los osos vivan en las casas “recuperadas” por los bancos; donde los árboles meten sus ramas en salas y habitaciones para sustituir el abandonado mobiliario hecho añicos; donde Nature is taking back the city, y se encuentra en un aeropuerto, en Nueva York, y su vuelo hacia Detroit se cancela, sería bueno que en esas largas horas de espera usted analizara un poco su vida, tal vez es Dios dándole 4 horas para que decida no regresar a Detroit.

Y como si realmente fuera Dios ofreciéndole a tres desgraciados la oportunidad de empezar una nueva vida en otra ciudad, a través de las bocinas anunciaron:

“Your attention please… we need three volunteers to cancel their next trip to Detroit… Delta Airlines will give you a ticket to anywhere in the world… and 300 dollars gift for you inconvenience…”

Recuerdo que una madrugada estaba en un bar en Santo Domingo, cuando un amigo que tocaba el keyboard en una banda devota de Aha y Duran Duran, compañero de Universidad, muy querido, se me acercó:

“Pues sí viejo, me voy a vivir para Detroit.”
“¿Qué?”
“Que me voy a vivir para Detroit.”
“Loco, pero con tantos sitios que hay en el mundo, ¿tú te vas a ir para Detroit?
“Es que aquí no se puede vivir, allá hacen Cadillacs… y está esta muchacha…”

Of course, cada vez que uno se topa con un hombre decidido a ir a algún lugar aburrido, inhóspito, dañino para el cuerpo y el espíritu del ser humano razonablemente cuerdo, es la misma respuesta:

“Sí mano, voy a escalar el Everest, tú sabes, tengo demasiados dedos en los pies, diez la última vez que conté, tal vez pierda aunque sea un meñique, tú sabes, me gusta el frío… y está esta muchacha…”





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]