sábado, octubre 02, 2010

back in jersey

Regresó Ahu. Regresó de Sur adentro con anécdotas editadas, con uñas manchadas de petróleo, de sordidez. Regresó con un novio rubio y ahora vive en New Jersey.

Me enteré porque actualizó su status en facebook, "back in jersey", todo en minúsculas. Primero que nada, ella vivía en Manhattan y en el Bronx, nunca en jersey, de hecho, una vez que pasamos por ahí hacia DC recordó un chiste del gobernador Paterson de Saturday Night Live comentando el desliz de 4,500 dólares por hora del ex gobernador Spitzer, "not wearing a condom with a hooker is like driving a convertible through New Jersey."

I wanna see you.
Me too.
I wanna see you.
Me too.
This weekend?
But what about Bob?
Is that a joke?
I am sorry.
Is that a reference to the Bill Murray movie?
And Onetti.
So, it is a fucking joke.
I am sorry, I could not help it.
Jesus, I'm calling you to tell you, to ask you
Please, I am sorry, I really am, but, what about him?

Parece que así como a un actor latino en Hollywood, usualmente mexicano, lo buscan siempre para el mismo papel de low life, yo he sido typecast en la vida para el papel de cuerno, that ugly one that you secretly fuck y nadie importante para ti sabe de su existencia and all that crap. Me mocho un deo si no borra mis llamadas y mis texts de una vez.

El apartamento de la rendezvous quedaba en Hoboken, una amiga se lo prestó por todo el weekend con una condición viva y amenazante. Subiendo las escaleras, ladridos. Algo me dijo que no eran por ningún video youtube en una Mac conectada a un home theater. No, debían de ser producidos por un animal usualmente llamado perro, otras veces can, o tal vez un lobo. A medida que me acercaba a la puerta, supe muy bien que ese perro estaba en el mismo apartamento donde sin haber estado ahí nunca ya yo había imaginado su sofá rojo, con Ahu abierta de par en par y yo andando encuero con mi cosa al aire como cualquier australopithecus caminando de lo más quitado de bulla bajo el joven sol de Etiopía.

2 + 2. Recordé el extraordinario cuento de Vargas Llosa sobre Pichulina, y entre mis piernas sentí el terror genuino de encontrarme en la ducha, totalmente vulnerable, y ser atacado por un pastor alemán; después de una ambulancia hacia Emergencias y varias operaciones inútiles verme en la ridícula necesidad de buscar la compañía de mozalbetes a pesar de mis cuarenta y un años. Es decir, en mi imaginación de actividades a realizar en este weekend con Ahu, todas con vicios ilegales, nunca apareció un fucking perro que no deja de ladrar. El apartamento era de una habitación con cocinita y baño. "Oh no, don't worry, when we are here, Darwin will be in the bathroom, and when you want to go to the bathroom, I'll take him out."

Jimmy, mi primito, iba de Puerto Rico a pasarse el verano entero en Bonao. A pesar de las burlas de mis amiguitos sobre su amaneramiento con su cantaíto "oye nene vente acá", le decían maricón; a pesar de que un peo suyo podía despertar a un niño de 9 años a las 3 de la madrugada, yo lo adoraba. Al principio era por los juguetes que traía, imposibles de conseguir en un pueblo de República Dominicana, especialmente por un niño de padre borracho y sindicalista honesto; después me ganó su generosidad, me dejaba toda su ropa; su sentido del humor, imitaba a toda la familia; su valentía ante el peligro de un toro, de un clavado desde un peñón al fondo de la cascada en Piedra Gorda, de hablarle a una muchachita dando vueltas al parque mientras la banda de bomberos tocaba Las Muchachas de Juan Gómez. Y Jimmy y yo veníamos una tarde del play y en la esquina del colmado del viejo Mora estaba un anónimo perro khaki al que Jimmy solía acariciar y hasta le compró una noche un pedazo de salchichón del malo, pero esta vez el viralata le brincó mordiéndolo en un brazo. Y a pesar de que Jimmy siguió yendo hasta los 17 años a pasarse los veranos en Bonao, murió en un accidente de motora en una carretera boricua a los 18, lo que recuerdo de él es el sufrimiento al que se vio sometido con las 200 inyecciones en la columna, en la barriga, en los antebrazos, para contener la posible rabia.

I am sorry, I want to love you, but I cannot stay, I have to go.

Ahu me ama a mí, she had to see me, pero no puede dejar a Bob y trajo un pastor alemán. Ahu sufre todas las noches pensando en mí, she must see me, pero no puede dejar a Bob y trajo un pastor alemán. Ahu transita los días como una zombie perdida, she is dying to see me, pero no puede dejar a Bob y trajo un pastor alemán. Es decir, fiel a su papel de mártir, esconde una buena razón para el gran sacrificio que hace estando con Bob. Who knows?, tal vez fue secuestrada por una nave de tralfamadorianos y le ordenaron singar con Bob, que, claro, es uno de ellos y en verdad estudia a los humanos disfrazado de Biólogo Marino que finge estudiar a los animales, y hasta coge sabáticos para ir a limpiar pelícanos en un golfo o hacer una barrera alrededor de unos eucaliptos sembrados por error en un área donde una autopista es mucho más útil para todo ser que no tenga plumas y que por lo menos hable un idioma o dialecto, excepto el Guaraní, of course.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]