miércoles, diciembre 21, 2011

A Very Funny English Gentleman



Supe de De Quincey por Borges. Allá en Santo Domingo entre panas y clavos en librerías en bancarrota encontré:

Seres Imaginarios y Reales. Este libro también pudo llamarse "An Exercise in Digression." Aquí De Quincey defiende a Judas Iscariote, el calumniado; encuentra la verdadera respuesta al acertijo de la Esfinge, convencida demasiado fácil por el desgraciado Edipo, se burla de Cicerón y Platón a quienes considera dos perros inteligentes frente a la idea de gravedad o de fuerzas centrífugas, criticando además a los traductores ingleses que colocaron la palabra Pecado en boca de los antiguos griegos que, para De Quincey, era más extravagante e insólito que la presencia de la expresión "Unidad sintética de conciencia" colocada en medio de la arenga de un brujo indio de la tribu cherokee; pronostica, con acierto, que la fama de Goethe declinaría en dos generaciones, en ese momento mencionado en una misma oración junto a Homero y Shakespeare, y nos comenta minuciosamente sobre los últimos días de Immanuel Kant. Por cierto, Woody Allen parodia a De Quincey en su divertido Conversations with Helmholtz, que si uno los lee al mismo tiempo se ríe muchísimo: 


De Quincey, habla Wasianski sobre Kant: "Para esa época yo era floricultor, es decir, un amateur movido por la pasión por las flores, y luego de Kant enterarse de esto me habló de mi pasatiempo favorito revelando una amplia información sobre el asunto." 


Woody Allen, habla Hoffnung sobre Helmholtz: "Arrived to find Helmholtz trimming some rose bushes. He was quite eloquent on the beauty of flowers, which he loves because 'they're not always borrowing money'". 


La Rebelión de los Tártaros. Aquí De Quincey enriquece terribles hechos históricos con su deslumbrante y conmovedora prosa, relatando una verdad sospechosa que, prologa Reyes, precisamente es lo que debe ser la literatura: 


"El espectáculo se volvió demasiado atroz; era una hueste de locos perseguida por una hueste de demonios."
On Murder Considered As One Of The Fine Arts. Para mí, junto con The Man Who Was Thursday de Chesterton, es uno de los mejores títulos para cualquier cosa. De aquí tal vez lo más citado de De Quincey:

"If once a man indulges himself in murder, very soon he comes to think little of robbing; and from robbing he next comes to drinking and Sabbath-breaking, and from that to incivility and procrastination."

Confesiones de un Inglés Comedor de Opio. Aquí para esa época yo también estaba leyendo el Jekyll and Hyde y llegué a un punto que pensé que era De Quincey en opio que contaba la historia de Stevenson. En ambos libros era el mismo Londres, ignorante, indolente, sucio; listo para la violencia pronta o para alguna plaga:

"So then, Oxford Street, stony-hearted step-mother! thou that listenest to the sighs of orphans and drinkest the tears of children, at length I was dismissed from thee."

Bueno, la cuestión es que gracias a Amazon Kindle bajé, gratis, todos los escritos de De Quincey, más de cien. Gracias a su artículo sobre Shakespeare ya estoy totalmente convencido de que, a pesar de la incredulidad de Twain, Shakespeare sí escribió todas sus obras. De Quincey comenta que Shakespeare tuvo un hijo al que le puso Hamnet.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]