jueves, febrero 09, 2012

Casandro


Nadie quiere ser soñado por él. Fiel heredero de Casandra, siempre lo soñado es una situación desagradable para el invitado onírico; a severe discomfort, diría De Quincey, o Saki. Señores, veamos el precedente: Casandra, loca de remate, despertando a los troyanos voceando desgracias desde que cantaba el gallo... Me soñé con muchos bajeles llenos de belicosos griegos... Me soñé con un caballo de madera grandísimo... Me soñé que sólo se salvará un carajo llamado Eneas... No sé cómo no la mataron ahí mismito, una época tan buena para estrangular a alguien y decir que fue Apolo.

"Me soñé con Fauto, tenía la boca hinchá y me abría lo brazo pidiéndome dinero pretao...", y dos días después Fausto sufría un aparatoso accidente en la carretera de Santiago a Bonao, acabadito de llegar de Nueva York. Adiós vacaciones. Adiós infidelidades con menores. Adiós molares. Adiós colmillos. Hola Clínica Corominas. Los primos tuvimos que hacer una colecta de 100 dólares cada uno para los gastos sí previstos.

Anoche se soñó conmigo. 





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]