domingo, julio 15, 2012

Perpedonpo Donpo Epesopopopo Porpo Fapavorpo


"La Fábula contendrá, como el Cuento, una corta pero real narración; buscará, como la Parábola, transmitir un significado escondido; y a diferencia de Cuento y Parábola, mantendrá a la vista, como su alta prerrogativa y atributo inseparable, el gran propósito de la instrucción, y necesariamente buscará inculcar alguna máxima moral, deber social, o verdad política."- Introducción a las Fábulas de Esopo.


Esopo fue un señor griego tal vez africano al que se le pedía una opinión en las calles de Atenas e inexorablemente involucraba en su respuesta a los animales y a las moralejas.

Qarajo: Don Esopo, ¿cree usted que un Senador debe ser procesado?
Esopo: Un Granjero colocó redes sobre su arada tierra recién sembrada y atrapó unas Garzas moradas y blancas y rojas, las cuales vinieron a picar su semilla.
Qarajo: Perdón don Esopo, ¿el Granjero es el Pueblo y las Garzas moradas y blancas y rojas son los Políticos Ladrones y la semilla es la República?
Esopo: Enredada con las Garzas moradas y blancas y rojas él atrapó una Cigüeña que estaba suplicando ardientemente al Granjero que la dejara en libertad...
Qarajo: Perdón don Esopo por favor, que me acaban de confirmar que Sócrates no ha nacido todavía, ¿debe ser procesado, sí, o no?
Esopo: avesdelmismoplumajevuelanjuntas.


Cuando uno lee las Fábulas de Esopo, como por la 1002, empieza a pensar que parece que muchos traductores y recopiladores sin ética se tomaron la libertad de meter en el molote las dizque fábulas suyas propias de ellos, y hasta las de un primo o cuñado que quería ser poeta lírico estoico pero que eso le daba mucha vergüenza. Verbigracia:

Un Solenodonte y Un Ratagato

UN CÁLIDO verano un Solenodonte que iba solo cruzando un framboyán que hacía de puente sobre un arroyito cristalino encontró a un Ratagato que estaba comprando cédulas a todo el que pasaba por ese framboyán que hacía de puente sobre un arroyito cristalino.
El Solenodonte sin mirar bien al Ratagato y sin recibir el picapollo ofrecido inmediatamente le entregó su cédula. El Ratagato dio un brinco y mientras se lamía los bigotes en el aire exclamó: "Si fuiste tan bruto de entregarme tu cédula en este framboyán que hace de puente sobre un arroyito cristalino voluntariamente por siempre de los siempres serás gobernado por una criatura perversa y doble cara y ladrona y además comesola.”
Un Corrupto puede disfrazarse, pero nunca engañará al Sabio que no vende su cédula.


La siguiente sí parece ser de las Fábulas de Esopo, por lo menos no tiene sobresaltos anacrónicos como: "¡BINGO CHIVO, HE AHÍ UN CASINO!"
Un Topo y Su Madre

UN TOPO, una criatura ciega de nacimiento, dijo una vez a Su Madre: "¡Yo estoy seguro que puedo ver, Madre!" 
En el deseo de probarle a él su error, Su Madre colocó frente a él un grano de incienso, y le preguntó: "¿Qué es?" 
El joven Topo dijo: "Una piedrita." 
Su Madre exclamó: "Mi hijo, me temo que no sólo eres ciego, sino que has perdido el sentido del olfato."



Picture "Aesop's Fables" by Isango Ensemble.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]