domingo, agosto 05, 2012

Good luck bad luck by Flann O'Brien


¿Sabe lo que voy a decirle?', dije yo. 'Este antiguo pesado reloj de oro, regalo de mi padre regalo de su padre, sólo ha parado de hacer tic-tic cuando he ido a requerir una generosa suma por él en la Tienda de los Tres Ojos. ¿Ha usted oído de cualquier cosa tan extraña como esa, Micky?'

'Claro que he', dijo ese hijo de una madre. 'Indudablemente. Cuando yo era joven (y eso ni es hoy ni ayer) yo estaba corto de sentido y estaba discutiendo asuntos nupciales con una mujer. La aventura empeoró, y una mañana primaveral nosotros dos estábamos parados en la presencia de un cura. Cuando la pregunta la tomaría yo como mi esposa me fue puesta, mi tic-tic se paró. Mi voz consiguió lo mejor de mí. No pude enunciar una palabra. Mi lengua me falló. Yo estaba lerdo fuera y fuera lerdo, lerdo completamente. La pregunta fue puesta una segunda vez, y el mismo silencio sobrevino. Un ataque de llanto agarró a la muchacha y fue llevada a casa'.

'¿Y qué le pasó a usted?' pregunté.

¿A mí? Fui tendido de espalda, mi camisa fue abierta, y el hombre de allá le dijo al hombre de acá que me dé algo de aire. Otro hombre inteligente procuró una botella de whiskey'.

'¿Y pasó mucho tiempo antes de que le regresara la voz?'

'Por mi vida no pasó. Dentro de dos minutos yo fui capaz de hablar'.

'¿Y qué dijo?'

'"¡¡¡NO PONGAS AGUA EN ESO!!!", el pillo estaba tratando de destruir la bebida. Eso fue una cosa tan afortunada como ha pasado en este mundo'.


'Usted no fue el único afortunado ese día', dije yo.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]