domingo, julio 07, 2013

Watch Out


Por ejemplo:

Un hombre honesto y educado estaba una noche en un barrio llamado Prosperidad de un pueblo dominicano, es decir, un hoyo, compartiendo un juego de pelota entre Nueva York y Boston con amigos y perico. Sabía muy bien que no debía esperar muy tarde para irse, pero el perico rindió muchísimo y el juego se fue a extra innings y al otro día estaba libre.
Las dos de la mañana de un martes de un barrio llamado Prosperidad en un pueblo dominicano es la mejor hora para el atraco. Cuchillo. Machete. Pistola. Escopeta. Lo primero que descorazona al damnificado es la oscuridad mecánica. Se le rompe el corazón ahí mismo; teme a los hombres, pero requiere consuelo humano.

El hombre teme por su vida y por su vespa, nuevecita, verde, tan necesaria, tan lejos de los Hondas 70. Miró la luna y esa intoxicación ámbar le dio valor. Bajó toda la Duarte hasta la Circunvalación con una taquicardia controlada por pensamientos felices. Justo en ese multifamiliar él besó a Natalia por primera vez. La dicha le duró hasta la entrada de la Reforma. Allá en el medio de la misma calle estaba un tipo enmascarao con una media nylon apuntándolo con una escopeta. Aceleró su mundo hacia lo inevitable y justo cuando tenía el atracador arriba gritó: “CUIDADOOOOOOO..."

Como no escuchó ningún tiro el hombre aceleró de nuevo su vespa, nuevecita, verde, tan necesaria, tan lejos de los Hondas 70. 





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]