miércoles, octubre 23, 2013

a case of mild latino vandalism


Los mismos que aplauden, y fomentan, el caso de leve vandalismo latino de Bañksy, el artista del graffiti que está cambiando la N del tren N por Ñ, son los mismos que cuando se hacen ciudadanos, por vergüenza a abrir el pico para pedir un traductor o tratar de machacar el inglés, dejan que un gringo le mutile el nombre con un typo fonético, pero también con consecuencias reales y psicológicas como apellidarse Pena en lugar de Peña, Calcano en lugar de Calcaño. Si el gringo burocrático le dice que no encuentra la ñ en el teclado nórdico, siempre tenga a mano la combinación Alt + 164 (minúscula) y Alt + 165 (mayúscula), y la atrevida letra aparecerá de forma natural en su greencard.

A mí me gusta y me causa gracia la obra de Ñañksy, como dijo un pana: "Le ta poniendo bigote a la N", pero no con esa trinidad caribeña de solazo, bachata y pistola, esa misma que a control remoto nubla la mente del individuo al nivel de inducirlo a declarar sin ton ni son "A mí me gusta la Ñ coño" mientras camina por downtown al lado de personas que han visto la palabra Inverness, que han leído a Shakespeare, a Dickens, a Ezra Pound, a De Quincey, en inglés. Otra cosa, la N es políglota y diversa, no merece esta sodomizacion, my god, es la virginal, aunque traqueteada, N de New York.

A ver, ¿quién le está preguntando a usted si le gusta la Ñ coño? No veo a nadie en eso, ni siquiera le preguntan que cómo está. El inglés estaba aquí ya, primero si obviamos las sacrificadas lenguas indígenas, y tiene tanto mérito como cualquier otro idioma a tratar de ser aprendido y disfrutado. Las invasiones son odiosas, aunque no haya sangre, y también pueden ser lingüísticas y eufónicas.

El inglés se ha metido en el español y en todos los idiomas por razones prácticas y de supervivencia. El gran comercio gringo, terrible hijo de Inglaterra, impone su idioma, como lo haría cualquiera que tenga ese poder pecuniario y además muchas bombas. Heavy. Cool. Friend. I love you, Whisky, son palabras que han entrado de golpe al español, para no mencionar twitter, facebook, link, tag. No fue que nadie se paró y dijo que les gustaron esas palabras seguido de una mala palabra vernácula seguida de un trago de ron puro.

Así que si usted no tiene el talento con culo y grammies de Shakira, o el talento con tetas y nominaciones Golden Globe de Sofia Vergara, o el talento con Pulitzer de Junot Díaz (el de Zoe Saldana parece que no es suficiente) vaya a la RAE con una ametralladora y un peo químico y oblíguelos a aceptar "feisbú" y "jaigüei". Yes, haga lo que a usted le dé la gana, como imagino que siempre hace si no es un palomo educado, y viva feliz cambiando N por Ñ o Ñ por N cada vez que le salga del estómago, pero por lo que más quiera, si va a twittear un tweet sobre algo importante y solemne tenga cuidado con año.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]