miércoles, octubre 02, 2013

THESWING

Algo tan tranquilizador como montarse en un columpio del Bronx Zoo 
una tarde de otoño que no hace ni calor ni frío.
Es mejor que un cita con un psiquiatra que no medique drogas rápido.
Fuin y fuan recordando cuando de niño en un pueblo dominicano
te encaramabas en el artefacto rústico y demasiado artesanal 
que consistía en una goma amarrada a una rama de una mata de mango 
con una soga que se rompía cuando más gusto estabas cogiendo.
Esperar el estrallón que no llega y mirar a tu alrededor 
y darte cuenta que todavía quedan familias 
que se ponen de acuerdo para ponerse el mismo día
los pantalones de camuflaje que uno de ellos
compró para todos sin olvidar el bebé de dos años.





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]